Seeking Leaders for Global Change

Foco en: Oxfam México, en su lucha contra la desigualdad

Written by Mission Talent Team

Una serie occasional de aquellas lecciones que aprendemos de nuestros clientes.

Mientras estamos en la búsqueda del (la)  nuevo(a) Director(a) Ejecutivo(a) de Oxfam México, nos tomamos un tiempo para aprender del trabajo de la organización en el país y cómo la desigualdad se expresa en la vida cotidiana. 

La pandemia del COVID-19 ha incrementado la desigualdad en el mundo, especialmente en México donde la brecha de desigualdad se ha acentuado considerablemente. México tiene 53 millones de personas viviendo en la pobreza, y actualmente se encuentra a un paso de una crisis financiera, en parte por la fluctuación del peso mexicano en relación al dólar, que rara vez se ha visto en la historia reciente de este país. 

La brecha socio-económica en México tiene profundas raíces históricas y se manifiesta en amplias discrepancias entre los estándares y las expectativas de vida. En la mayoría de los casos, las condiciones en las que una persona nace determinan sus oportunidades de formación y empleo a futuro, perpetuando la desigualdad social en el país. Esto se hace aún más evidente, cuando estas diferencias influyen en la propia división geográfica del país - mientras el norte se caracteriza por tener mayor poder adquisitivo, el sur tiene los salarios más bajos. 

La desigualdad social es mayor desde la perspectiva de género. De acuerdo al Instituto Nacional de Mujeres en México, en algunas regiones la mujer puede recibir un salario hasta 60% menor que el hombre, al mismo tiempo que es responsable de las tareas domésticas. En promedio, al año una mujer dedica 40 días de trabajo doméstico, mientras que un hombre dedica 16 días. Situación que se agrava en familias que se encuentran bajo la línea de la pobreza. 

La población indígena es mucho más vulnerable. De acuerdo a las Naciones Unidas, 7% de las mujeres indígenas vive con menos de USD $1,90 al día. Además, este colectivo es más propensos a vivir en zonas rurales aisladas, sin acceso a servicio básicos. 

Oxfam International ha creado una herramienta de seguimiento para clasificar el compromiso de los países en reducir la desigualdad. En 2018, México fue catalogado como uno de los países menos comprometidos en reducirla. 

En este contexto, organizaciones como Oxfam México están liderando un plan de acción para influir en diferentes públicos de interés para promover un cambio que disminuya la brecha social. Para ello han creado una estrategia, que incluye tres pilares principales:

  1. Abrir un espacio para el debate público y proponer ideas a través de campañas e investigación para influir en las personas de liderazgo que pueden tomar decisiones pertinentes.
  2. Crear alianzas a través de la identificación de otros actores con agendas comunes para sumar esfuerzos. 
  3. Trabajar directamente en las comunidades a través de programas de desarrollo sostenible, como por ejemplo: el programa que apoya a comunidades indígenas en la defensa de sus tierras y un acceso justo a recursos naturales en Oaxaca. 

Oxfam México también es una voz relevante como líder del sur entre la confederación de Oxfam, la cual lidera una campaña global de desigualdad llamada Even It Up.

Como Oxfam México, otras instituciones han unido sus voces para generar un cambio en el país, entre ellas:  FUNDAR, Equis Justicia, IPAS, Católicas por el Derecho a Decidir, entre otras. Juntas saben que sus voces tendrán mayor impacto.  
 

Mission Talent Team