Seeking Leaders for Global Change

¿Cómo hacer campaña para el futuro?

Escrito por Emily Davila

¿Te enteraste? Es el año 2015; el plazo para las Metas de Desarrollo del Milenio se terminó, el plazo para las Metas de Desarrollo Sostenible comenzó y se supone que los gobiernos deben acordar un plan en la COP21 que tendrá lugar en diciembre, para prevenir el desastroso cambio climático. ¿Y entonces?

Fui recientemente a una conferencia sobre transformación global. Los organizadores de la conferencia (GIZ) anunciaron que la reunión se convertiría en una plataforma bienal para revisar las Metas de Desarrollo Sostenible. Para ser sinceros, esto no me emocionó mucho. Luego de 15 años, acabamos supuestamente de llegar a completar las ocho MDM, y ¿ahora estamos apresurándonos a planearnos 17 nuevas metas? Las metas fueron acordadas mediante uno de los procesos más consultivos visto anteriormente, pero pienso que se han vuelto, en general, tan aburridos que recomiendo leerlos ya si estas pensando en irte a dormir.

La idea detrás de la creación de una lista más amplia de metas era plantear objetivos para países en desarrollo también. Venía de una buena intención, pero en el proceso, las metas han pasado a ser de nadie pero, a la misma vez, son para todos. Hay un dicho en Brasil: un perro con dos dueños se muere de hambre. Sin promotores firmes, las MDS nunca van a despegar.

Sencillamente no podemos proponer otra ronda de metas y esperar que pase lo mejor. Necesitamos romper el molde y proponer algo que entusiasme a la gente. Desde el punto de vista de la movilización, es impresionante que las MDM funcionaran tan bien como lo hicieron del 2000 al 2015. Muchos trabajadores de campaña dieron lo mejor de sí mismos para concientizar a la gente sobre algo impresionantemente difícil de comunicar, en el 2000, el concepto de metas para el desarrollo era nuevo, y si leías la letra pequeña, inclusive eran alcanzables.

 

Fui parte de un equipo de activistas que 2006 imprimió 20.000 tarjetas tamaño cartera enumerando las MDM para distribuir en conferencias. Entregamos todas, y, al igual que muchas otras personas, si me hicieras un examen sorpresa, todavía te podría decir cuáles son las ocho metas. Pero tendrías que conseguir una generación de activistas completamente nueva para vender las MDS, porque no sé de nadie que esté dispuesto hoy en día. Hacer campaña se trata de generar impulso y motivación; ninguno de los cuales es parte del paquete de los 169 objetivos de las MDS.

***

Pero en la plenaria del mediodía, aún encontré esperanza para la transformación. Al frente estaba Oxfam, replanteando completamente la conversación. El año pasado se lanzó la campaña Even it Up, con el fin de coincidir con el Foro Económico Mundial, la campaña impactó con lo siguiente:

La igualdad. Es una vieja idea, pero con una nueva manera de plantear la conversación. Los países han reducido la pobreza en los últimos años, pero las oportunidades para disminuirla aún más serán desperdiciadas si el crecimiento económico beneficia sólo a unos pocos. Es cierto, el país estaría creciendo económicamente, pero toda la riqueza estaría concentrándose en unos pocos mientras que la mayoría empeora su situación. Si los impuestos fueran pagados de manera más equitativa durante esta bonanza, podríamos dar acceso a la educación y a la salud a un mayor número de personas.

Según Oxfam, si la tendencia actual continúa, para 2016 el 1% acumulará más riqueza que el mundo entero sumado. 

Olvidalas estúpidas Metas de Desarrollo (como las llama The Economist), es hora de que las personas vean los números y sigan el dinero. La desigualdad no es inevitable, las políticas hacen que sea así. Cada país puede adaptar la campaña basándose en su propia realidad: acabando con las lagunas fiscales, mejorando los servicios públicos, aumentando los sueldos mínimos. Sería difícil conseguir a alguien que defienda a un CEO que gane 273 veces el salario de un empleado promedio.

La transformación global vendrá de abajo hacia arriba, no de arriba hacia abajo. Estoy apostando por las campañas como Even it Up. Olvida los 169 objetivos, es hora de ocuparnos del uno por ciento.

--Emily Davila es Jefe de Investigación de Mission Talent.

Emily Davila, Head of Research