Seeking Leaders for Global Change

Una lección de vida de parte de una niña de 14 años

Escrito por Spencer Hamilton

Hace unos años estaba conversando con la hija de unos buenos amigos. A pesar de que nuestro intercambio fue trivial y no recuerdo el tema de la conversación, sé que de manera sutil pero importante, ella alteró mi manera de ver la vida.

Hubo un momento durante nuestra discusión en el que yo dije: “Bueno, uno se gana el respeto” Es probable que haya sido una respuesta algo floja de mi parte; una frase que escuché repetidas veces en mi propia niñez de parte padres con altas expectativas.

Su respuesta fue rápida. “No, uno se gana el irrespeto.”

Vi y comprendí su punto de inmediato. Estaba en lo correcto y aún estoy consciente de la manera en que cambió mi comportamiento hasta el día de hoy –no tengo ningún derecho a pretender que las personas se prueben ante mi de ninguna manera. Este enfoque de participación positiva es esencial en nuestro negocio; a pesar de que nuestro objetivo sea revelar lo mejor de cada candidato, ¡en ocasiones pueden sorprendernos con talentos o historias que jamás nos hubiéramos imaginado!

Por supuesto, en algunos casos ese respeto puede disminuir con el tiempo, pero he aprendido que los intercambios de la vida son más enriquecedores cuando son enfrentados desde ésta perspectiva. Incluyendo las conversaciones con niñas de 14 años.

 

Spencer Hamilton, Principal Consultant