Seeking Leaders for Global Change

Una guía turística de Lesbos

Escrito por Lara Schadt

Nuestros planes originales de tener una escapada tranquila rápidamente se convirtieron en un viaje a la isla griega de Lesbos.

Lesbos no es sólo una hermosa isla para turistas. Sino también es el primer destino europeo de miles, o más bien de millones de refugiados provenientes de Siria, Iraq, Afganistán y otros países.

En teoría, es un procedimiento sencillo: llegan los barcos con 30-60 personas, idealmente acompañados de un grupo de voluntarios entusiasmados. Las personas se bajan de los barcos, se quitan los zapatos y las medias mojadas. Se les arropa con cobijas, se les distribuye agua y refrigerios. Luego llegan los autobuses para trasladar a todo el mundo al campamento de Moria, donde deben registrarse antes de seguir su camino. Idealmente, los pasajeros recién llegados ni siquiera deben pasar la noche.

Entonces ahí nos encontrábamos. Equipados con botas de goma, guantes y pasamontañas, para nuestra semana de cuatro turnos de 12 horas en el campamento de Moria. Como hablamos el idioma árabe, pasamos la mayor parte del tiempo en la fila de espera para registrar a los sirios e iraquíes.

Fue un curso relámpago sobre la vida de los refugiados en tránsito. 

Conversaciones del campamento

Disculpe, sé que tiene hambre por no haber comido en dos días, pero estamos teniendo problemas con nuestros proveedores.

Disculpe, sé que usted ha estado esperando durante dos horas, pero no sabría decirle cuándo avanzará la fila.

Sí, sé que los niños que están durmiendo ahí son los suyos.

Disculpe, sé que una cobija en un refugio sin calefacción a 4 grados Celsius no es suficiente, pero es todo lo que puedo hacer, tal vez pueda tomar un té caliente en la carpa de allá.

Disculpe, sé que necesita zapatos nuevos porque los suyos se llenaron de agua cuando atravesó el mar en un dingy, pero lamentablemente se nos acabaron todos los zapatos de hombre.

Disculpe, los zapatos de mujer también se acabaron.

Disculpe, los zapatos de niños también se acabaron.

¿Le gustaría mejor la cobija húmeda que dejó alguien aquí esta mañana?

Por favor, sé que van cuatro horas…pero espere un poco más. Mire, está llegando la comida.

Dentro de todo esto, ni una vez me encontré con rabia, ni furia.

Las personas que he conocido llevan su pasado, presente y futuro, los cuales están lejos de ser agradables, con una gracia, fe y bondad increíble.

Todo lo que tienen, cabe en unas cuantas maletas.

Sí, la crisis de refugiados es difícil para un país. Pero ser un refugiado lo es aún más para un individuo.

Deberíamos dar la bienvenida a las personas que hayan escapado la violencia, el hambre, la cárcel y la muerte, a aquellos que han perdido sus propiedades, su estatus y su futuro, no sólo con los brazos abiertos, sino con los corazones abiertos.

Epílogo

Desde que escribí esta pieza, mucho ha sucedido con respecto a quién puede o no llegar a Europa.

La UE y Turquía han llegado a un acuerdo que espero que sea discutido masivamente.

Los países de occidente, y con ellos la mayor parte de los países de la UE, se han puesto desde siempre a la vanguardia del debate de los derechos humanos, dividiendo nuestro mundo en países que los cumplen y países que los incumplen. Esto ya no es válido, la situación en Turquía y Grecia se ha vuelto insostenible con la gente haciendo filas y viviendo en condiciones horrorosas, muchas veces en territorio Europeo. Los gobiernos europeos esperan que la gente deje de salir de sus países que están en guerra mediante el uso de cercas y de controles en la frontera. Pero si tú tuvieras que escoger entre trepar una reja, o morir de hambre, o ser bombardeado, ¿qué harías?

Lara Schadt es Consultora Principal de Mission Talent. Recientemente se casó en un campo de refugiados en el Líbano.

Lara Schadt, Senior Consultant