Seeking Leaders for Global Change

Marchas de la Mujer

Escrito por Lara Schadt

El día después de que los americanos fueran a elecciones el año pasado, yo evadí las noticias y Facebook. El viernes pasado, algunas personas en mi timeline de Facebook estaban citando el discurso de inauguración del Presidente número 45 de los EEUU y yo decidí ni verlo, ni leerlo.

Como occidental, fui criado en un mundo que anhelaba que las mujeres fueran iguales.  Esos logros están siendo desafiados actualmente de una manera que jamás me imagine posible, incluso por alguien que ocupa un cargo el cual con frecuencia es descrito como el de “líder del mundo libre.”

Aún estamos viendo y experimentando profundas diferencias entre hombres y mujeres a lo largo del planeta. En distintas religiones. En distintas nacionalidades. En distintas culturas. La discriminación de cualquier cosa que pueda parecer “diferente”. En general, existe una falta de humanidad, de empatía y de compasión entre unos y los otros.

 

El sábado abrí Facebook aquí, en lo más remoto del Norte del Líbano, y estaba lleno de esperanza. Con mucho asombro y felicidad yo seguía a mis amigos mientras publicaban sus fotos y perspectivas de las marchas a las cuales habían asistido del otro lado del mundo. A pesar de no poder estar con ellos, al menos pude presenciar la fortaleza, el ingenio y -a pesar de todo- el humor que las personas mostraban en todo el mundo, para combatir las espantosas amenazas que estamos viviendo. Mujeres y hombres levantándose y diciendo: “¡NO!”. Sigo impresionada de la cantidad de gente que salió a manifestar.

El sábado vi humanidad, empatía, compasión -y, más importante aún- la voluntad de luchar por estos valores, que temía que estuvieran desapareciendo. Taz vez no hemos logrado progresar tanto como creía cuando era más joven, pero ahora al menos puedo estar segura de que estos valores son compartidos por todo el planeta.

Lara Schadt, Senior Consultant