Seeking Leaders for Global Change

Eres miembro de nuestro panel de reclutamiento -¿Ahora qué?Consejos para ser un gran miembro

Escrito por Katja Schramm en 17 de Julio de 2018

Es una realidad en el mundo laboral: un día se eres candidato, y al otro día estás sentado en la mesa llevando las entrevistas. Sin embargo, no hay tiempo para relajarse cuando se es un miembro del panel– tu compromiso juega un rol importante en el éxito del proceso de reclutamiento.

Desde 2010 Mission Talent ha llevado a cabo más de 340 procesos de reclutamiento para cargos en más de 60 países al rededor del mundo. Hemos trabajado con una variedad de páneles; la mayoría excelentes -aunque algunos no estaban muy comprometidos, otros fueron demasiado participativos y otros inclusive ahuyentaron candidatos por usar un enfoque jerárquico anticuado.

Nos hemos dado cuenta de que la calidad de tu aporte no depende de cuánta experiencia tengas: ni de si has entrevistado a cientos de personas o si es tu primera vez; tu enfoque, actitud y compromiso son determinantes.

Comencemos por el principio: si estás trabajando con un consultor de búsqueda contratado, deja que te guíe. Comprende y respeta el proceso al cual has accedido; son compañeros con la misma meta. No desestimes la importancia de los pasos específicos, y haz preguntas si no entiendes.

Una llamada informativa inicial es la base de toda la búsqueda; concédale al reclutador 40 minutos de su valioso tiempo para informarle sobre el cargo. Durante esta conversación, puede aportar su percepción con respecto al cargo y compartir cuáles serían sus requerimientos claves. ¡Ni los mejores reclutadores encontrarán candidatos sobresalientes para usted basándose exclusivamente en la especificación de la función!

La información sobre el cargo es una conversación que hay que tener con todos los participantes del panel. ¿Por qué? Para asegurar el alineamiento ente sus miembros. Si obvias este paso, lo más probable es que unas semanas más tarde, te veas obligado a discutir sobre el cargo luego de haber sido presentado con varios candidatos que no se considerarán adecuados. Esto no sólo hará que los candidatos noten que el panel no tiene idea de qué es lo que busca, sino también se encontrará de vuelta en el pizarrón luego de haber perdido su tiempo, al igual que el del reclutador y el de los candidatos. Esto podría inclusive perjudicar la reputación de tu organización.

Es tu responsabilidad asegurarte de se le hagan las preguntas correctas a los candidatos entrevistados. Haz tus propias preguntas; más nadie puede decidir por ti cuáles son las preguntas que deben ser realizadas para determinar si al final querrás contratar a alguien o no. Por esta razón, antes de una entrevista, debes familiarizarte con los perfiles de los candidatos, leer los reportes de entrevistas previas y pensar en qué quieres saber sobre este candidato para que puedas sentirte equipado y cómodo al tomar una decisión.

Durante una entrevista, ten una conversación y un debate; una discusión entre iguales es la manera más respetuosa de proceder. No hay necesidad de recurrir a preguntas trampa o a un enfoque de interrogación exhaustivo. Se honesto, transparente y profesional. Si quieres saber cuáles son las fortalezas, debilidades y fracasos del candidato, entonces debes estar preparado para discutir los triunfos y retos de tu organización. No permitir un espacio seguro para que los candidatos hagan preguntas, o inclusive negarte a responder preguntas sobre información no confidencial, es sencillamente de mala educación.

Es importante recordar que durante una entrevista, los candidatos también están entrevistando a su futuro potencial empleador. Si no actúas y representas positivamente a tu organización, hay un gran chance de puedas perder el interés de tus candidatos más deseados. Comienza por presentarte como panel, no pretendas que los candidatos sepan quién eres. Asegúrete de describir el cargo también antes de comenzar a realizar preguntas, ya que esto va a sentar las bases para una discusión clara y en confianza donde ambas partes puedan evaluar su compatibilidad.

Utiliza un ambiente apropiado para una entrevista. El ambiente dice mucho sobre ti y tu organización. No utilices el teléfono para entrevistas no presenciales ya que las llamadas sólo reflejan la mitad de la historia. La tecnología moderna permite hacer las videollamadas, incluso en áreas de baja conectividad (sí, hemos tenido entrevistas con alguien sentado en la sabana de Zimbabue con elefantes paseando al fondo).

Confirma la forma en la que eres percibido durante la videollamada. Un espacio virtual no te da licencia para prescindir de buenos modales. Actúa como si estuvieran sentados juntos en una entrevista presencial: no te acuestes sobre una cama (!), vístete adecuadamente, asegúrate de que no hayan interrupciones y no leas o respondas correos ni revises Facebook. Para más información sobre etiqueta durante videollamadas por favor lee este blog que publicamos recientemente.

En general, es importante que ayudes a tu consultor de búsqueda a apegarse a tu proceso. Puedes apoyarlo participando en reuniones y llamadas pautadas con el fin de discutir los candidatos y no modificando las fechas establecidas para las entrevistas. Reiteramos, un cambio frecuente o inexplicable de fechas hace que los candidatos pierdan interés, con toda razón.

Responde a la brevedad las preguntas que haga tu consultor de búsqueda. Los buenos candidatos están muy solicitados y tienen otras opciones; necesitan mantenerse interesados y atraídos al cargo. Aplazar una respuesta puede llevar al candidato a perder el interés. Recuerda, el consultor de búsqueda sólo puede representar favorablemente a tu organización si le aportas suficiente información para hacerlo.

Por favor recuerda que se entiende que todos los pasos del proceso de selección y búsqueda son recíprocos: tanto tu relación con el consultor de búsqueda y tu interacción con los candidatos. Debes manifestar tanto entusiasmo, dedicación e interés en lograr ocupar este cargo como lo esperaría de un candidato. Si no, simplemente terminarás sólo en la mesa. 

Katja Schramm, Director & Owner